SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Martes 25 de Septiembre de 2018
Villahermosa, Tabasco.wind25 °C
SECCIONES
[en]
salud para todos
[en]
mujer
[en]
niños
[en]
forma
[en]
discapacidad
[en]
curiosidades
[en]
armonía
[en]
mascota
[en]
Sección especial: Asegúrate a tiempo
[en]
Eventos
[en]
Sección especial: ¿Somos buenos padres?
[en]
Sección Especial: Inicia el Verano
[en]
Sección Especial Mente Sana
[en]
En Forma
[en]
En Familia
[en]
En Discapacidad
Selecciona La Plaza

Siguenos en Facebook

[en]En Discapacidad

El mundo de la discapacidad es también nuestro mundo


Inclusión en el hogar

Desde mi perspectiva la educación de cualquier joven con discapacidad debe ser integral para que haya una mejor inclusión. El comienzo es en el hogar, con la forma de educar de los padres. La inclusión del
joven con discapacidad comienza desde que nace. Partiendo de eso, los padres tienen que reconocer las habilidades y deficiencias del niño para saber el tipo de apoyo que va requerir y la forma de educación que le deben dar. Hay que darle mucho amor, pero también marcarle límites como a cualquier niño y enseñarle a seguir las reglas de la sociedad para que tenga una mejor aceptación.


Inclusión en la escuela

El trabajo de la inclusión no es únicamente de los padres o la familia, también es de los maestros. Ellos tienen que evaluar al joven con discapacidad para hacer un programa de acuerdo con sus capacidades
académicas y se tiene que diseñar una estrategia para que los demás alumnos incluyan al joven. Parte del trabajo de los docentes también es concientizar a la clase sobre la condición de su compañero y hacer dinámicas para que el niño tenga una mejor aceptación.

 

Cuando un ser con discapacidad llega a nuestras vidas no es un “trabajo”, son enseñanzas y aprendizajes

 

Inclusión en la sociedad

Es importante incluir a los jóvenes con discapacidad a diferentes actividades artísticas y físicas que
puedan hacer. Esto fortalece su capacidad de trabajar en equipo y sus habilidades sociales.

Informar a la gente acerca de las diferentes discapacidades y tratar de despejar cualquier duda que
tengan. La base de la discriminación hacia los jóvenes con discapacidad es por la desinformación o información errónea que algunos medios de comunicación dan a la audiencia.

 

Nosotros como familiares

Ser padre, madre, hermano, tío, primo... es una gran responsabilidad y un privilegio. Cuando un ser con discapacidad llega a nuestras vidas no es un “trabajo”, son enseñanzas y aprendizajes que compartimos con toda la familia.


En conclusión, hacer un ambiente incluyente para las personas con discapacidad es una responsabilidad que recae en todos y está en nuestras manos.

 

Te invito a que te respondas y reflexiones sobre las acciones que realizas en el día a día para generar oportunidades de inclusión para las personas con discapacidad.

¡Soy Carlos, tengo Síndrome de Marfan y te invito a que te pongas en mi lugar!


NUESTROS ANUNCIANTES